diciembre 7, 2021
Divulgación Científica Prevención y tratamientos Salud

Botulismo: Qué es y Cómo prevenirlo

                                                                                                                Por Lic. Mirta Ibarra

El botulismo es una intoxicación poco frecuente pero grave que se produce por las sustancias tóxicas de la bacteria llamada Clostridium botulinum.

Existen tres formas comunes de botulismo y son las siguientes:

  1. Botulismo transmitido por los alimentos. Las bacterias dañinas se reproducen y producen la sustancia tóxica en ambientes con poco oxígeno, como las conservas caseras.
  2. Botulismo de las heridas. Si las bacterias entran en una herida cortante, pueden provocar una infección peligrosa que produce la sustancia tóxica.
  3. Botulismo infantil. Es la forma más común de botulismo y comienza cuando las esporas de la bacteria Clostridium botulinum crecen en el tracto intestinal del bebé. Suele ocurrir a los bebés de 2 a 8 meses de edad.
  4. Todos los tipos de botulismo pueden ser mortales y se consideran emergencias médicas.

Haremos referencia al botulismo alimentario, por lo general, los síntomas y signos comienzan entre 12 y 36 horas después de que la toxina ingresa al cuerpo.

 Sin embargo, según la cantidad de toxina consumida, el inicio de los síntomas puede variar desde unas pocas horas hasta unos pocos días. Entre los signos y los síntomas del botulismo transmitido por alimentos se pueden incluir los siguientes: Dificultad para tragar o hablar, boca seca, debilidad facial en ambos lados del rostro, visión borrosa o doble, caída de los párpados, problemas para respirar, náuseas, vómitos y calambres abdominales, parálisis.

El origen del botulismo alimentario son alimentos envasados en casa que son bajos en ácido, como las frutas , verduras  y pescados, sin embargo, la enfermedad también se ha producido a partir de pimientos picantes, papas al horno envueltas en papel de aluminio y aceites infusionados con ajo.  Cuando comemos alimentos que contienen la toxina, se interrumpe la función nerviosa, causando parálisis.

¿Cómo podemos prevenirlo?

       Emplear técnicas adecuadas para enlatar alimentos en el hogar para favorecer la destrucción de los gérmenes que causan botulismo en los alimentos Cocinar esos alimentos  a  altas temperaturas, entre 20 y 100 minutos, según el alimento.

       Comprar conservas, cuyos elaboradores estén registrados, es decir que tengan etiqueta legal con RNE y RNPA.

       No cambiar recetas que lleven azúcar o vinagre para que sean menos dulces o menos ácidas. La acidez (ph menor a 4,6) es lo que previene el crecimiento del clostridium  botulinum.

Preparar  y conservar los alimentos de forma segura

•           No comer alimentos en conserva si el envase está hinchado o si tiene un olor desagradable. Sin embargo, el sabor y el olor no siempre revelan la presencia de C. botulinum. Algunas cepas no hacen que la comida huela mal o tenga un sabor extraño.

•           Si envolvemos papas en aluminio antes de cocinarlas, comerlas calientes o quitar el aluminio y conservarlas en el refrigerador, no a temperatura ambiente. Conservar infusiones de aceite con ajo o con hierbas en el refrigerador

·          Si una lata está hinchada, puede tener toxina botulínica. Si una lata está abombada, mejor descartarla. En las conservas de vidrio, la tapa metálica hinchada es una señal de que podría tener la toxina. Para comprobar si es así, apoyaremos los dos dedos pulgares en la tapa.

¿Cuándo se debe consultar al Médico?

Si existe sospecha de botulismo, buscar atención médica de urgencia. El tratamiento  temprano aumenta las posibilidades de supervivencia y disminuye el riesgo de complicaciones.  La búsqueda de atención médica con prontitud también puede alertar a las autoridades de salud pública. Es posible que luego puedan evitar que otras personas coman alimentos contaminados. El botulismo no se contagia de persona a persona.

Related posts

Nuevas medidas como consecuencia del análisis de la situación epidemiológica

Francisco Grillo

Make Salazar y su experiencia con la cura del autismo

Maria Martinez

Etiquetado de alimentos: primer paso hacia un derecho

Ricardo Guaglianone