Image default
Noticias

Coronavirus: Acordaron frenar algunas actividades para aplanar la curva ascendente

En un mensaje grabado al mediodía, el presidente Alberto Fernández, junto a Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, por la ciudad y provincia de Buenos Aires, anunciaron la continuidad de la cuarentena desde el 1 al 17 de julio. Entramos en una etapa con mayores restricciones de acuerdo al crecimiento de los contagios y la ocupación del 54% de las camas de terapia intensiva en el AMBA.

 

Las medidas fueron cuidadosamente analizadas por Fernández, Larreta y Kicillof, de acuerdo al asesoramiento del grupo de infectólogos que acompaña al Presidente en esta campaña por la pandemia. La vuelta atrás en algunas actividades está sustentada por la necesidad de reducir el tránsito de las personas para acotar el crecimiento de la circulación del virus, principalmente en el AMBA, donde se concentra el 95% de los casos y también en Chaco.

A más gente en las calles, caminando, corriendo, trabajando, o lo que sea, se generan más posibilidades de contagiarse. Agregando que, para desempeñar algunas de esas actividades, es necesario viajar en el transporte público. Ese es uno de los puntos críticos de propagación. Alberto Fernández comienza sus anuncios de esta manera: «Llevamos muchos días. Dicen las encuestas que uno de cada cinco argentinos no está de acuerdo con la cuarentena. Los comprendo, el 100 por 100 hubiéramos querido no estar en cuarentena y con la economía funcionando, es la ilusión que traje el 10 de diciembre».

Es la manera de explicar la razón de continuar el aislamiento. Después de 100 días se esperaba ir aflojando y abriendo nuevas actividades. Con el agregado de que la economía de la gente está tambaleando. Algunos la están pasando muy mal. Pero la realidad de la pandemia cambia todo lo que se pueda decir al respecto. Es necesario un paréntesis para bajar la curva ascendente. La realidad, de los hechos es incuestionable. Mientras escribimos esta nota, el último informe de hoy, viernes 26 de junio, a las 19 horas, es contundente: 2.886 casos positivos en el país. Presidente: «Hoy el 97 por ciento de los casos son del AMBA y es llamativo el aumento de la velocidad del contagio, que aumentó un 147 por ciento y un 95 por ciento la cantidad de muertos. Objetivamente sabíamos que podía pasar y estábamos preparados para hacer frente».

Para seguir sumando datos, podemos afirmar que el índice de letalidad sobre los casos confirmados es del 2,2%, lo que supone 25,3 por millón de habitantes. Esas con cifras positivas. Pero lo que preocupa es que, si la curva se dispara, en poco tiempo colapsará la disponibilidad de camas de terapia intensiva. Mientras comentamos sobre los anuncios, vamos intercalando las declaraciones de Fernández, así las analizamos y podemos tomar conciencia de qué se trata la decisión de tomar estas medidas: «Nunca me enamoré de la cuarentena, es el único remedio que conocemos. Estamos enamorados de la vida y por eso la valoramos tanto y nos duelen las personas que dejaron de estar entre nosotros. Se hizo enorme esfuerzo para ganar tiempo reforzando el sistema sanitario antes de la llegada del pico de casos».

Se llevan realizadas 318.721, muestras desde el inicio del brote. Esto representa, por millón de habitantes, 7.023 testeos. Ayer se tomaron 9.120 muestras lo que indica que se están intensificando los rastreos buscando controlar la escalada. Existe otra medición estadística que es el índice de resultados positivos de acuerdo a la cantidad de testeos. El promedio para todo el país, desde el comienzo, da un valor de 19,8%. Ayer midió 31,9 para la Nación. Para Ciudad, 42,2. Para Provincia de Buenos Aires, 38,4. Esto marca la tendencia de lo que está sucediendo en el AMBA y enciende las alarmas para prevenir. Alberto continúa con sus expresiones: «Sin las medidas tomadas desde marzo, hoy estaríamos peor. Con el tiempo ganado se pudieron incorporar 2 mil respiradores al sistema de salud. Creamos hospitales en la provincia, terminamos los que estaban sin terminar. Sin eso, tendríamos un sistema colapsado».

La culminación de este mensaje llevó un largo tiempo de deliberaciones porque había diferencias entre los objetivos de Larreta y Kicillof, sobre el momento de restringir las actividades y la circulación. El gobernador quería comenzar cuanto antes. Larreta tenías la idea de aguantar un poco más, y ver cómo se va desarrollando el avance del virus. Pero la provincia está en una situación de crecimiento veloz y es muy difícil ver cómo se van llenando los lugares de internación. Entre el ya y el después, Fernández medió por el 1 de julio y así se acordaron estas resoluciones. El presidente se refirió con elogios al trabajo de Larreta en los barrios vulnerables:  «Sin eso, nos estaríamos exponiendo a otros resultados. No nos tenemos que enojar con el remedio, sino con la enfermedad. Genera tedio, ansiedad, no poder abrazar al ser querido. La economía se deteriora, pero se recupera, los mil muertos que perdimos, no. El Banco Mundial, no Alberto Fernández, dice que esta es la crisis económica más grande desde 1870. Es mundial, no es solamente la Argentina».

 En cuanto a las distintas teorías sobre cómo se manejó el control de la pandemia comparada con otros países, no hay conclusiones certeras porque los métodos han sido variados y los resultados también. A unos les dio buen resultado una forma determinada de encarar la situación y a otros con las mismas herramientas, no. Es todo muy impredecible. En ese sentido. así se expresó: «Hoy América Latina es el epicentro de la pandemia». Empezó en China, pasó a Europa y a Estados Unidos. Hoy el foco está acá. Logramos contener en mucho el número de contagios. Este no es el esfuerzo de un gobierno, sino de todos ustedes. Brasil tiene cerca de 50 mil muertos y 5 veces más la cantidad de habitantes que la Argentina. Si hubiéramos seguido el ritmo de Brasil hoy tendríamos 10 mil muertos. Chile, un tercio de habitantes que nosotros, y diez veces más muertos por millón de habitantes». 

Por el informe del FMI sobre los efectos de las consecuencias económicas de la pandemia en las naciones latinoamericanas, manifestó: «Países con criterios diferentes a la Argentina frente a la cuarentena tienen caídas similares. El problema económico es la pandemia, no la cuarentena. En la cantidad de muertos es cuando uno ve que tuvo sentido el esfuerzo». A continuación, mencionó los lugares más comprometidos con las cifras. Están concentrados principalmente en el AMBA y también el Chaco: «El epicentro es el AMBA, y otro epicentro es el Chaco, con menos tráfico de personas, pero el contagio se expandió por gente que va a la ciudad. Donde están los focos más preocupantes.  El AMBA contagia al resto del país». Por esa razón, es necesario que entendamos que: “Allí hay que hacer un esfuerzo enorme por dos motivos. Para preservar la salud y para ser solidarios con el resto del país. El resto del país no tiene los problemas que hay en el AMBA. Hay que pensar esto también para el Chaco, que tiene una velocidad de contagio grande. Vean cómo, desde el 5 de abril, creció el uso de terapias intensivas. El AMBA usa 400 camas. 50 por ciento en la ciudad, 56 en la provincia. Hay que abordar el problema, la ocupación de camas es un dato determinante».

Sobre las medidas que se tomarán para aliviar y contener la situación descomprimiendo, con menos casos, la ocupación de las plazas de camas de los hospitales. Dar tiempo a que los actuales internados, sean dados de alta, una vez cumplido el período habitual para esta enfermedad. Las nuevas medidas en el AMBA están destinadas: «Para preservar a los habitantes, cerrando la circulación drásticamente«. El transporte público, desde la 0 hora del lunes, será de uso exclusivo para los trabajadores de actividades esenciales, quienes deberán renovar el permiso correspondiente: «El miércoles daremos otro paso. Les pedimos que se aíslen en sus casas y solamente salgan para comprar comida. Será hasta el 17 de julio en el AMBA».                                 

En cuanto a la actividad industrial, continuarán funcionando normalmente las que se dediquen a las actividades esenciales. Las que funcionen en parques industriales y deben desarrollar una producción continua y los que se dedican a la exportación. Los empleos públicos continuarán sin actividad presencial, para evitar la circulación, pero se manejarán con el trabajo a distancia desde sus domicilios. Por los efectos del deterioro económico que causa la pandemia en la población, esto dijo: «Mi virtud es que sé escuchar, y tratamos de socorrer a todos en la medida de lo posible para que no lo lastime la pandemia. La asistencia hoy roza 3 puntos del PBI. Esto evitó que dos millones de personas cayeran en la pobreza y la indigencia. Los comerciantes pueden entrar a créditos, para los que facturan, de 150 mil pesos, a tasa cero. No es lo que todos quisiéramos que sea, pero es una forma para apaciguar el momento difícil. Seguiremos con el programa ATP. Lo haremos con los sueldos de julio a cobrar en agosto, preservamos el empleo y aliviamos la inversión en salarios de los empresarios. El IFE se dio dos veces y se dará por tercera vez en el AMBA, Chaco y tal vez otra zona que entendamos que deba entrar en la misma sintonía».

Por último, poniendo el énfasis en los testeos y en preservar la salud de los argentinos, confirmó el aumento de los testeos rápidos para detectar de manera temprana a los casos: «Nos cuesta el aislamiento, pero esto es para cuidarse, y les pedimos que ayuden. En ese sentido, resaltó el antecedente de los barrios populares, donde remarcó que se trabajó «con eficiencia». «Fue un temor y lo pudimos abordar bien. Había un gran desafío, no había antecedentes de cómo abordar una pandemia en un barrio pobre».

Por Francisco Grillo

The post Coronavirus: Acordaron frenar algunas actividades para aplanar la curva ascendente appeared first on Las Miliuna Porteñas.

Related posts

EL BANCO CENTRAL DEBIÓ VENDER US$ 100 MILLONES PARA PONERLE UN TECHO AL DÓLAR

Info Diario

Centro Porteño: retiran el famoso cartel de Coca Cola

Barrios Vecinales

PALACIOS Y CASONAS DE CABALLITO EN VIVO POR FACEBOOK

Marina Bussio