23.5 C
buenos aires
enero 19, 2021
edmundo rivero Espectáculos

Edmundo Rivero

Retrato de un cantor único, inolvidable

Leonel Edmundo Rivero nació en Valentín Alsina el 8 de junio de 1911, creció en el barrio de Saavedra y durante la adolescencia vivió en Belgrano. Tuvo la oportunidad de formarse musicalmente en el conservatorio, donde aprendió a ejecutar la guitarra, un instrumento que estuvo presente a lo largo de toda su trayectoria artística.
Dueño de un registro vocal poco habitual para el tango, se destacó de todas maneras por la energía y el estilo absolutamente personal con el que interpretaba cada uno de los elegidos de su repertorio, también fue guitarrista, letrista y compositor.
La primera presentación la realizó con su hermana Eva en Radio Cultura. Pero el debut sería tiempo después en Radio Splendid, para cubrir una suplencia.
El icónico artista, tan porteño como el Obelisco, fue la voz de importantes orquestas, entre ellas, sobresalen las dirigidas por José De Caro, Emilio Orlando, Humberto Canaro, Horacio Salgán y Aníbal Troilo…En esta última etapa, su sola presencia pasó a ser sinónimo de tangos como “El Último Organito”, “La Viajera Perdida” pero esencialmente “Sur” del Poeta de Buenos Aires, Homero Manzi y del Genio de “Pichuco”.
En 1950 decide comenzar la carrera solista con el acompañamiento de un grupo de guitarristas. En los sesenta se dio el gusto de recrear algunos poemas de Jorge Luis Borges con la musicalización de Astor Piazzolla. No dejen de escuchar la “Milonga de Jacinto Chiclana”.
En 1969 inaugura el recordado “Viejo Almacén”, también conocido con el nombre de “la casa del Tango” en el corazón de San Telmo. Un lugar de culto por el que pasaron reconocidas figuras de nuestro país y del exterior. No era raro ver entre la concurrencia a Joan Manuel Serrat, admirador declarado de Rivero.
Todavía hay quienes recuerdan los shows ofrecidos por Rivero con la orquesta de otro talentoso, Osvaldo Pugliese.
Don Edmundo Conocía muy bien el lunfardo, acostumbraba a cantar tangos con sus letras originales.
Escribió dos libros: “Una luz de almacén” y “Las voces, Gardel y el tango”.
A fines de la década del sesenta lo acompañó el consagrado conjunto de guitarras dirigido por otro inmenso exponente de nuestra cultura, Roberto Grela.
Distinto, amigable, trascendente, Edmundo Rivero, se fue de gira definitiva el 18 de enero de 1986, a los setenta y cuatro años.
Imposible olvidar su versión de “Cafetín de Buenos Aires” de Enrique Santos Discépolo y Mariano Mores, cortina musical de “Polémica en el bar”, el programa humorístico televisivo dirigido por Gerardo Sofovich, que reunía a actores como Jorge Porcel, Javier Portales, Juan Carlos Altavista, Fidel Pintos, Vicente La Russa, entre otros, para exponer sus puntos de vista sobre distintos temas de actualidad.
¡Hasta Siempre Querido Edmundo Rivero!

.

The post Edmundo Rivero appeared first on Buen Ciudadano.

Related posts

Green Carpet

Periodismo Real

¡Vermouth con papas fritas y good show!

Nancy Preiti

Héctor Larrea: “Se hizo el silencio de la despedida”

Periodismo Real