Image default
Noticias

El plan de Boca para convertir a Bebelo Reynoso en un súper crack

Llegó hace 14 meses con cartel de crack. Boca pagó 1.500.000 dólares por Emanuel Reynoso, la joya de Talleres. Sin embargo, quedó opacado durante el ciclo de Guillermo Barros Schelotto. Estuvo cuatro meses sin jugar un partido oficial, relegado por el explosivo mercado de pases de mitad de año. En septiembre, sin ir más lejos, empezó a sonar en la “U” de Chile, equipo de Frank Kudelka, el entrenador que lo impulsó en Córdoba.

Bebelo parecía tener el destino de una estrella fugaz, pero su carrera dio un giro de 180 grados. Y empieza a brillar con Gustavo Alfaro. Figura ante San Lorenzo y San Martín de Tucumán, no es casual el rendimiento de este mediocampista de 23 años. Hay una historia detrás de su relanzamiento con la camiseta azul y oro.

Para Nicolás Burdisso era una de prioridad recuperar a Reynoso. Y el manager del club puso manos a la obra para hacer de Bebelo un súper crack con futuro europeo. “El caso de Ema lo identificamos enseguida. El fútbol argentino es muy físico y él sabe que si no le agrega valor a su cuerpo, no va a poder estar entero para soportar noventa minutos. A este rendimiento lo tenemos que potenciar”, dijo Aníbal Matellán. Hombre clave en la secretaría técnica, el ex zaguero central se reunió con Reynoso para motivar este plan de reacondicionamiento corporal que comenzó en el verano pero tendrá su mayor explosión esta semana. Con el parate por la fecha FIFA, el cordobés aprovechará para tonificar su físico.

Alfaro acompañó esta idea de Burdisso, que explotó toda la estructura de Boca para estimular a Reynoso. Alejandro Valverde está encima del jugador como profesor de gimnasio. Siempre bajo la supervisión de Sergio Chiarelli, el preparador físico que llegó de la mano de Lechuga, ordena el trabajo personalizado de tren inferior y superior. Karina Gavini, la nutricionista del club que controla la alimentación de todas las categorías, le administró un complejo vitamínico. Además, cada dos semanas, el jugador se somete a la medición de fuerza y potencia en una máquina especial.

“Estamos trabajando con los profes para tratar de ponernos un poquito más grandotes (sic), para resistir en la marca, para cubrir la pelota… Me hace falta mucho y lo estamos mejorando”, dijo Bebelo, autor de un golazo contra San Martín de Tucumán que pareció una copia fidedigna de la definición de Lionel Messi ante Betis.

Boca lo quiere “bien armado”, como deslizaron en la intimidad del cuerpo técnico. La búsqueda incluye corregir la postura, algo que es producto de su figura longilínea. Según la ficha del futbolista, mide 1,76 y pesa 68 kilos. Con mayor masa muscular, tendrá una evolución en la balanza, pero también, profesionalmente. Sus compañeros lo valoran.

Burdisso y Matellán están encima. Y no es el único futbolista que fue sometido a estas tareas de reacondicionamiento; también, Jorman Campuzano y Cristian Avila, la joven promesa que llegó de Rosario Central.

 

 

Impactos: 1

Related posts

Fin de semana cultural: visitas guiadas gratis a Museos y edificios históricos

Comunas Porteñas

ASUNTOS INTERNOS INVESTIGARÁ LAS DENUNCIAS DE COIMA A LOS POLICÍAS DE SAN MIGUEL DEL MONTE

Info Diario

Clausuran 20 locales de ropa sin habilitación en Sarmiento al 2800: un detenido

Revista el Abasto