Image default
Noticias

Informe: Viviendas vacías en la ciudad y emergencia habitacional

Un informe realizado por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia, el Centro de Estudios Económicos y Urbanos, Centro de Estudios Metropolitanos, Centro de Estudios Legales y Sociales, Hábitat para la Humanidad Argentina, La Boca Resiste y Propone, Ministerio Público de la Defensa CABA, denominado “Viviendas vacías en la ciudad y emergencia habitacional”. Por primera vez la Ciudad de Buenos Aires utiliza el consumo eléctrico para elaborar información sobre las viviendas ociosas. El resultado preliminar evidencia la necesidad de generar políticas públicas que faciliten el acceso a un hábitat digno. El Instituto de Vivienda de la Ciudad registró que la Ciudad de Buenos Aires tiene 138.328 viviendas ociosas. Es decir que más del 9,2% del total de las viviendas están vacías. El número surge de un estudio preliminar, donde la vacancia se determina a partir del consumo de electricidad domiciliaria analizados con datos aportados por el Ente Nacional Regulador de Electricidad (ENRE) durante 2017. Una segunda fase del estudio analizará la evolución del consumo eléctrico durante la última década. La necesidad de trabajar sobre las viviendas vacías surgió como resultado de una serie de recomendaciones realizadas por la Mesa de Alquileres conformada por organizaciones sociales, organismos públicos de defensa, organizaciones de inquilinos, legisladores porteños y sectores del mercado inmobiliario, luego de la aprobación de la ley de alquileres. La ociosidad de las viviendas es el resultado de que las viviendas que se construyen y las necesidades habitacionales de la ciudad van por caminos separados. El análisis de los datos oficiales arroja que la construcción de inmuebles no está apuntada a la solución del amplio déficit habitacional porteño. Entre los años 2005 y 2018 se construyeron más de 195 mil viviendas, de las cuales más del 50% son suntuosas y lujosas, según datos que surgen de la Dirección General de Estadísticas y Censos. Esta dinámica de la construcción no mantiene relación con el problema habitacional porteño donde más de 300.000 personas viven en villas y asentamientos y más de 7.500 se encuentran en situación de calle. Además, más del 35% de los hogares alquila su vivienda en condiciones libradas al libre mercado y pagan de alquiler una importante porción de su salario. Mientras Buenos Aires permite que el acceso a la vivienda lo determine el mercado inmobiliario, en otras ciudades del mundo implementan medidas de regulación para proteger los derechos de la población. En Montevideo, los inmuebles que registran bajos consumos de agua y luz son considerados ociosos y tributan un adicional al impuesto inmobiliario. En Barcelona, el ayuntamiento expropió el derecho de uso de inmuebles vacíos para ponerlos en alquiler durante al menos diez años. Por otro lado, en Berlín y Andorra se congeló el precio de los alquileres para contener la constante expulsión. Por último, en Nueva York, el municipio tomó diversas medidas para promover la construcción de unidades en alquiler a precio tasado y tiene programas de congelamiento para familias de bajos salarios. La producción de datos permite detectar la creciente inversión en inmuebles con fines especulativos, que terminan elevando el precio e imposibilitando que la mayoría de los habitantes accedan a una vivienda, ya sea por la vía de la compra o el arrendamiento. Regular la ociosidad de los inmuebles debe ser parte de una política integral de hábitat que proteja los derechos de los habitantes de la ciudad.

 

Impactos: 14

Related posts

El Mercosur firmó un acuerdo con la Unión Europea y se abre una nueva negociación

Noti Barrios

En 2018 removieron 78 autos abandonados en Boedo y Almagro

Nuevo Ciclo

EMPRESA MERIDIAN DEMANDÓ A SU SOCIA SVITZER POR “ADMINISTRACIÓN INFIEL Y POTENCIALMENTE FRAUDULENTA”

Info Diario