noviembre 30, 2022
turismo porteño

La Ciudad licita un ascensor en el Obelisco para que sea punto turístico 

El gobierno porteño impulsa la colocación de un ascensor en el obelisco porteño para que pueda ser visitado, por primera vez en la historia, por una gran cantidad de vecinos y turistas con la premisa de disfrutar de una de las vistas más privilegiadas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La licitación pública fue emitida por el Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con el fin de convertir al Obelisco porteño en un mirador público apto para la visita de vecinos y turistas. El pliego se llama “Mirador Obelisco – Av. 9 de Julio y Corrientes” y tiene destinado un presupuesto oficial de $157.935.680,36.

En el Pliego de Bases y Condiciones Particulares de la obra se indica: “Ubicado en el barrio de San Nicolás, dentro de la Comuna 1, el Obelisco de la Ciudad de Buenos Aires se erige en la Plaza de la República, en la intersección de las avenidas Corrientes y 9 de julio. Ícono porteño por excelencia desde la década del 30, este es un monumento histórico de 65 m de altura que en la actualidad no se encuentra abierto al público: ni su planta baja y, menos aún, la posibilidad de subir para apreciar las vistas inigualables de un punto neurálgico de la ciudad. Se propone entonces convertir al Obelisco en un mirador público para los vecinos de la ciudad así como para todo el público turístico que recibe cada año”.

Entonces la Ciudad busca incorporar un ascensor que permitirá el ascenso rápido y seguro, y una escalera de emergencia por cuestiones de seguridad. A su vez, explican que todo el exterior no sufrirá ninguna modificación. 

En otra parte del texto licitatorio se explica: “Dadas las características constructivas del edificio y su ubicación sobre la traza del subterráneo, se optó por utilizar un ascensor panorámico sin sala de máquinas que consta de 8 paradas. Alrededor del ascensor se desarrolla una escalera de emergencia. Tanto el nuevo pasadizo, el ascensor, como la escalera se realizan en una estructura metálica que trabaja en forma colaborativa con el obelisco pero que se diferencian por su materialidad del edificio histórico”.

En tanto, en los detalles técnicos, se explica que debido a las dimensiones ya existentes de la estructura que se está interviniendo, y con el objeto de modificarla lo mínimo indispensable, el ascenso al mirador es una experiencia que se adecua a la morfología del Obelisco.

A su vez, describe el recorrido “comienza en planta baja a través de una escalinata que lleva al nivel +1.50m, esto permite colocar por debajo el bajo recorrido del ascensor. Desde ese nivel se accede al ascensor que lleva a los visitantes hasta el nivel +56m, desde ahí se asciende mediante escalera recta de 3 tramos al nivel +59m previo al mirador. El último tramo hasta el mirador, nivel +62m, se materializa con escalera caracol. De este modo, se logra que el ícono porteño por antonomasia pueda ser visitado por primera vez por una gran cantidad de personas que van a disfrutar de una de las vistas más privilegiadas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.