26.2 C
buenos aires
enero 24, 2021
Noticias Salud

La vacuna rusa Sputnik V ya se aplica en Argentina

Hoy, martes 29 de diciembre, ha comenzado la aplicación de la vacuna rusa Sputnik V. Las 300 mil dosis de la primera serie, denominada “dosis 1”, se está aplicando exclusivamente al personal de la Salud, desde las 9 de la mañana en los distintos centros previstos.

Por lo general se realiza en las instituciones donde trabaja este sector de la población. Recordemos, para ampliar la información, que esta vacuna está compuesta por dos dosis con distintos virus inactivos. Según se informa en el sitio web de Sputnik V, según sus investigaciones para el desarrollo del producto, esta es la mejor forma de asegurar la eficacia y durabilidad de la inmunidad: “Con el objetivo de asegurar una inmunidad duradera, científicos rusos han desarrollado la idea novedosa de usar dos tipos diferentes de vectores adenovirales (rAd26 y rAd5) para la primera y segunda dosis de la vacuna, reforzando así su efecto inmunizador”.

En un principio, se había difundido la información de que, tanto en esta vacuna como en otras de aplicación de dos dosis, entre la primera y la segunda se estipulaba un paréntesis de 21 a 28 días. Esto, entre otras dudas, ha generado preocupación por la llegada a tiempo de la “dosis 2”. La información que se recibe desde Rusia, confirma que la partida con la segunda dosis llegará en enero. A su vez, el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, comunicó, en este sentido, que: “La vacunación comienza hoy. Tenemos que esperar por al menos 21 días para la segunda dosis. Se puede hacer la segunda dosis hasta los días 60 o 75, es lo indicado”. Ese tema de los 60/75 días es la novedad a todo lo que se sabía anteriormente por las informaciones difundidas por distintos expertos en la materia.

El caso es que la partida de las primeras dosis ha llegado, se ha distribuido por todo el país y ya se está vacunando al personal de más riesgo de la Salud. Con relación a todas las dudas que nos preocupan sobre este producto del Centro Gamaleya, se está mencionando desde fuentes rusas, qué en fecha muy cercana, publicarán información sobre las características de la vacuna en pruebas demostradas por los ensayos previos en las revistas de medicina más prestigiosas. Un comienzo auspicioso, se agrega con un comunicado del ministro de Sanidad de Rusia, Mijaíl Murashko, difundido por la televisión de ese país, donde anuncia que se autoriza la aplicación en los mayores de 60 años: “El Ministerio de Sanidad aprobó cambios en las instrucciones de uso del medicamento. Así, los ciudadanos mayores de 60 años también podrán vacunarse contra el coronavirus”.

Son señales que llevan algo de tranquilidad a la gente que espera ansiosamente, contar con un buen producto inmunológico para recuperar la esperanza de salir de esta exposición a la propagación del virus. Sin otras herramientas que mantenerse alejado de la gente y cuidarse preventivamente. Lo cual es muy poco Ya han comenzado en todo el mundo a vacunar. No podíamos quedar afuera. Con la de Oxford, que todavía no está lista; Pfizer, por la causa que fuera, está, por el momento en stand by, para nosotros. No había otra alternativa que salir al cruce de las expectativas con la Sputnik V. Es bueno conocer las palabras del ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, en su momento, cuando apareció la versión de que se traería este producto. Manifestó que lo aplicarían en la Ciudad cuando dispongan de los informes técnicos de la misma y el reconocimiento de la ANMAT. Basado en que todavía el Centro Gamaleya no había provisto ese tipo de información a los organismos de control. Una duda razonable.

Pasado ese tiempo, surgen señales desde los trascendidos que vienen de Rusia. Estaría a punto de dar a conocer todos esos detalles que se necesitan para sostener la credibilidad de eficacia de su inmunidad. Quirós dice, que su ministerio acepta comenzar esta primera etapa aplicando la vacuna, confiando en la recomendación de la ANMAT al ministerio de Salud de la Nación, por su calidad profesional e independencia de criterios. Igualmente sigue reclamando para las próximas partidas, la información técnica. Así lo expresa el ministro Quirós: “Necesitamos acceder en el corto plazo a la información técnica y al detalle para hacer una autoevaluación, no solamente los funcionarios y los técnicos, sino la sociedad toda, en este período hasta la próxima entrega. Y que cada uno pueda decidir en forma autónoma si nos damos la vacuna en base a datos y no en base a la confianza que uno pueda tener de diferentes instituciones y gobiernos”.

Es una forma de no sacar los pies del plato y proporcionar a la población un elemento para comenzar a desandar el camino a la normalidad sanitaria. En el sentido de la tarea desarrollada por el gobierno de la Nación y su ministerio de Salud, dijo lo siguiente: “Asumimos que para la próxima entrega este debate sobre los datos ya habrá concluido y ya estará publicado el informe de esta vacuna, pero el primer dato importante es que el Instituto Gamaleya es muy prestigioso, con amplia experiencia”. Necesitamos llevar un poco de tranquilidad a la población. Se han difundido infinidad de versiones sobre las distintas vacunas. Lo cierto es que los habitantes de todo el mundo necesitan ser atendidos con rapidez en su estado de riesgo de contagio permanente de una enfermedad cuyo virus era totalmente desconocido hasta hace muy poco tiempo.

El universo de los investigadores de la Salud se puso las pilas en encontrar soluciones más allá de los tiempos protocolarles de experimentación para los factores de inmunización. Lo que siempre se sabía, por la experiencia hasta entonces, era que hay períodos de prueba, que son irreversibles en el proceso de aprobación de cualquier medicamento. Mucho más exigentes, en medio de una pandemia, es encontrar la solución al problema, con la mayor eficacia posible y en el tiempo más acotado. De acuerdo a la urgencia por remediar la situación de la propagación del virus y su incidencia en la letalidad. Lo que se ha logrado con este grupo de las primeras vacunas que están transitando o terminaron, otras, la etapa de la fase 3. Tras la cual, la ansiedad de la gente y los profesionales médicos impulsan a tomarlo como una emergencia que necesita rápida solución. Como si fuera una guerra y hay que determinar una situación crítica más allá de todas las recomendaciones de los protocolos.

Mientras vemos como el virus produce segundas y terceras olas, rebrotes y mutaciones de cepas. Da la sensación que no se lo puede derrotar. Por eso la apelación a la vacuna. Como último recurso. Ya no quedan otras armas. Sigue adelante y se difunde cada vez más. Hay que paralo. La vida está en juego. Este lunes 28 de diciembre, el presidente Fernández, así se expresó: “Es emblemático porque podemos vacunar a la gente y dar inmunidad a aquellos que corren más riesgo que es el personal de la salud”. En buena hora, la decisión de comenzar. El paso siguiente es asegurar la continuidad y la cantidad de vacunas necesarias para establecer la inmunidad colectiva. Buscar otras propuestas. Una sola marca no pude abastecer la cantidad que necesitamos.
Por Francisco Grillo

The post La vacuna rusa Sputnik V ya se aplica en Argentina appeared first on Las Miliuna Porteñas.

Related posts

Diego Santilli: «Se terminan las grandes obras»

Mario Bruno

El argentino que contrajo el coronavirus, fue trasladado a otra clínica

Nuevo Ciclo

¡Bienvenidos a la nueva Calle Corrientes!

Tubarrio en la Web