febrero 7, 2023
CABA Medio Ambiente Noticias

Monte Castro: Presentan un libro con experiencias positivas en defensa de espacios verdes

La compilación de logros vecinales fue reunida en este libro por Leonardo Farías, presidente del Centro de Estudios Sociales para el Desarrollo Territorial.

Es la recopilación de una serie de experiencias del activismo barrial en la Ciudad de Buenos Aires en defensa de los espacios verdes, que generaron la creación de parques públicos y frenaron proyectos inmobiliarios, fueron compiladas en el libro “Participación social y recuperación del espacio público” de reciente publicación y fue presentado en un espacio cultural del barrio de Monte Castro.

En el transcurso de los diversos eventos se desarrolla que en los últimos años se crearon espacios debido al fruto de las luchas barriales. En los sitios públicos conocidos como Flora Nativa en La Boca, el corredor de integración barrial de la Comuna 15; el Parque de la Estación en Once; el Corralón de Floresta y la recuperación del Parque Avellaneda y gestión integrada de la Cuenca Cildáñez. A su vez, más experiencias de activismo barrial triunfantes como la Manzana 66 en Balvanera, la plaza Clemente en Colegiales, el Parque Tres de Febrero en Palermo.
 
Leonardo Farías, presidente del Centro de Estudios Sociales para el Desarrollo Territorial (CESDT) quien editó el libro, explicó“El Corralón de Floresta fue recuperado por vecinos y vecinas a partir del 2005. Allí trabajaron más de 20 grupos culturales, que incluyen desde una biblioteca, un teatro, un espacio para la memoria, una huerta, talleres de danza, cerámica, circo y otras expresiones artísticas y deportivas. Todo esto constituyó un espacio democrático de reflexión política que se llega por la autogestión y a la vez nos impactó a todos porque fomenta el conocimiento para la buena alimentación, lo medicinal, la actividad física y el trabajo comunitario. Hubo que luchar, poner el cuerpo, y hasta ir por la vía judicial que finalmente impuso la democracia participativa que se negaba el Gobierno de la Ciudad”.
 
El autor del libro, Farías, quien fue miembro de la Junta Comunal 10 durante dos períodos, realizó este manual de exitosas experiencias vecinales junto a Antonlín Magallanes, quien se encargó del prólogo para no dejar pasar que “se atesoran sorpresas en la Ciudad” por la propia autorganización de los vecinos y que esas “semillas que están y germinan” transformando lo cotidiano, por esa “magia” dice Magallanes, que da la participación ciudadana que a veces choca con lo institucional y oficial y otras veces confluyen en articulaciones mixtas entre Estado y comunidad. Para más adelante nos queda en el prólogo que alguna vez esas experiencias barriales locales estén en las currículas escolares.
 
Las historias son relatos de personas dedicadas a esas luchas: Por ejemplo, sobre el Parque de Flora Nativa (ubicado en Irala, entre Pi y Margall y Aristóbulo del Valle y vías del Ferrocarril Roca), el primero de este tipo en la Ciudad, fue escrito por Silvana Canziani. Un terreno que fue predio ferroviario desde la década del ’60 abandonado como terreno baldío y usado como estacionamiento en cada evento en el club Boca Junior. Entonces los vecinos iniciaron una lucha que duró años y que llevó a redactar un proyecto de ley, juntar firmas, reclamos callejeros, reuniones en la Defensoría del Pueblo, inició de amparos judiciales, etc. Finalmente, más de 70 vecinos y 13 organizaciones lograron esta experiencia colectiva que diseñó un parque público con especies autóctonas.
 
El Corredor de Integración Barrial Comuna 15, espacios verdes en el Abasto y Almagro, la Cuenca en red en torno a la recuperación del Parque Avellaneda y otras historias son las que se encuentran en el texto.
 
El capítulo más conceptual-estratégico fue redactado por Fabio Márquez, quien explica que no siempre la invitación a participar tiene la intención de transformar, sino que muchas veces es una participación pasiva y que muchas veces lleva a la frustración. Por ejemplo, las encuestas o las reuniones solo para escuchar las respuestas de los funcionarios a preguntas individuales de vecinos. Allí no existe una participación popular en la toma de decisiones, ni siquiera en una reflexión colectiva o intercambio de ideas. Por eso propone el modelo de las participaciones activas con eje en los ciudadanos que son, tienen y toman parte.

Related posts

Encontraron comida destinada al barrio Rodrigo Bueno en la basura

Nuevo Ciclo

Clases Presenciales: ¿Qué dicen los gremios docentes?

Periodismo Real

Gran crecimiento de casos en la Ciudad: intentan evitar un brote mayor en las Fiestas

Periodismo Real