Image default
Noticias

Mortal Kombat 11: el juego definitivo de una saga que volvió más violenta que nunca

Mortal Kombat es una saga de videojuegos de pelea con 27 años de historia. Su primera aparición en los arcades (o fichines) dejó a todos escandalizados con sangre, brutalidad y fatalities con desmembramientos de todo tipo. Su última versión, Mortal Kombat 11, respeta a la perfección estas raíces: personajes clásicos, salvajes finishers, movimientos especiales, combos y un sonido que hace sentir los golpes en la cara. Con un modo historia que es casi una película, el juego recibió algunas críticas por microtransacciones. Sin embargo, hay que decir lo más importante: es el mejor juego de pelea que Netherrealm studios haya hecho.

Publicado por Warner Bros., tiene distintos modos de juego, tantos que hasta puede ser un poco confuso y mezcla elementos de looteo, pequeños trazos de RPG y modos cooperativos, además del clásico online. Y un excelente tutorial que ayuda a comprender la velocidad con la que hay que ejecutar los comandos para que salgan bien.

También algunas cosas están realmente muy mal pensadas: la versión de Nintendo Switch, que tiene como ventaja más grande la portabilidad (en tanto a nivel gráfico es muy inferior a la de Playstation o Xbox One), requiere conectividad permanente para ciertas funciones de juego. Esto no tiene absolutamente ningún sentido.

Labocanoticias probó las versiones de Nintendo Switch y Playstation 4. Acá, lo mejor, lo peor y el veredicto final.

Historia y tradición: “You’re next!”

La plantilla de jugadores, con dos desbloqueables.  (Netherrealm Studios)

Mortal Kombat siempre fue violento. Y polémico. El juego, catalogado como M (para mayores de 17 años), está en la misma senda de siempre: golpes brutales, sangre a borbotones y fatalities. El juego fue anunciado en la E3 del año pasado, y desde entonces generó mucha expectativa en la comunidad gamer.

La historia se centra en los eventos ocurridos tras la derrota de Shinnok (Mortal Kombat X, 2015): Raiden asume la responsabilidad de absorber la corrupción del personaje, ya totalmente vencido. Esto genera la aparición de Kronika, una diosa del tiempo que altera las líneas temporales, pero que guarda un odio visceral contra Raiden porque el dios del trueno mató a su hijo, Shinnok.

Y acá viene lo más interesante: como diosa del tiempo, Kronika produce un descalabro temporal con una superposición de los personajes clásicos: Sonya, Johnny Cage, Kano, Scorpion y demás aparecen como versiones de sí mismos pero de los primeros juegos.

La historia está bien llevada, no es nada revolucionario, pero maneja algunos giros argumentales que la hacen interesante, sobre todo para los fans más finos que siguen el universo expandido de los cómics. Y con un tono cinematográfico excelente, que hasta tiene momentos sentimentales.

El sistema es como el de su antecesor: una trama argumental que se desarrolla en cinemáticas de altísima calidad, y que se va interrumpiendo con las peleas, donde tomamos el control de los personajes según el capítulo de la historia en que estemos.

Como dijimos, nada nuevo en el arco argumental, pero la idea de traer personajes del pasado al presente y hasta enfrentarlos es divertida y sacia las ganas de los más oldies con un plato lleno de nostalgia.

Gráficos y sonido: primerísimo nivel, con una baja de calidad en Switch pero a 60 FPS

Las versiones de Playstation, Xbox One y PC se ven realmente brillantes. Los gráficos resaltan por el brillo y el realismo de los movimientos. En Switch todo se ve un poco peor: menúes borrosos, problemas con la oclusión de ambiente y el antialiasing (bordes “serruchados”) y menos calidad en los detalles como el pelo o los fondos de los escenarios.

Esto tiene una razón de ser, y es que Shiver Studios, la encargada de la versión de Switch, priorizó la fluidez del juego por sobre el detalle extremo. Y está bien: Mortal Kombat 11 corre a 60 FPS en la consola híbrida, con una fluidez impresionante para una máquina que en cuanto a potencia está por debajo de sus competidoras.

Digital Foundry, canal de Youtube dedicado a sobre todo a este tipos de contrastes, comparó los gráficos y el rendimiento en cada consola: la baja en la calidad de Switch es evidente:

Sin embargo no hay que minimizar la versión de Switch: aún con menos calidad gráfica, es un gran juego que corre perfecto. En modo portátil, suele levantar temperatura porque exige al máximo el procesador.

Si se quiere tener la mejor experiencia gráfica de juego, Switch no es la mejor opción. El modo de juego “La Crypta”, por ejemplo, se ve realmente mal: texturas básicas y un ambiente demasiado oscuro dificulta que sea una experiencia 100% disfrutable desde lo gráfico.

El aspecto gráfico en general está trabajado al detalle: las caras, los trajes, las armas y los movimientos especiales se ven muy nítidos. Es un juego vistoso, lúgubremente bello.

La versión de Playstation 4, Xbox One y PC dan una mejor experiencia gráfica, soportando resoluciones de 4K.

Lo primero que hay que decir es que Mortal Kombat 11 es un juego para todos: arranca con un tutorial donde no sólo se indican los movimientos sino el timing con el que hay que presionar los botones. Luego se ensayan movimientos más avanzados y combos, que requieren de bastante práctica.

Lo segundo a destacar es la velocidad del juego: es lento. No es un juego de lucha en el que las cosas sucedan rápido. De hecho, los personajes no tienen un botón para correr, como sí ocurría en otras entregas.

Y esto está en función de un viraje hacia un juego más estratégico,pensado y calculador. Hay distintas estrategias de defensa, y el tutorial les da un lugar central. Funciona muy bien.

Hay dos barras medidoras: una para defensa y otra para ataque. La mayoría de las mecánicas un poco más avanzadas las consumen, y se regeneran con tiempo. Los crushing blows, golpes que infligen más daño (como los anteriores X-Ray), son uno de ellos, por ejemplo.

Veredicto

Mortal Kombat 11 es un gran juego, muy bien logrado y que asegura horas de juego. Una entrega que tanto apela a los nuevos jugadores como a los nostálgicos, ya que está lleno de referencias a entregas anteriores y hasta a la película de 1995.

Pero la cantidad de horas de juego es, paradójicamente, también su defecto. El problema de las mirotransacciones, en rigor, no es tan central como otro: la enorme cantidad de tiempo que demanda el juego. Esto puede ser un poco molesto, porque aún invirtiendo horas y horas, puede no conseguirse lo que se quiere.

El problema con el sistema de recompensas no es menor: los progresos que se pueden hacer en las torres del tiempo para cosechar monedas no parecen tener retribuciones justas en la Krypta. El juego termina siendo tacaño y un poco frustrante en este sentido.

Ahora bien, fuera de estas cuestiones, el juego se sostiene por sí mismo. Para los amantes de los juegos de pelea se trata de una entrega refinada y con detalles cuidados. Los que no estén tan acostumbrados al género tendrán algo fresco, con novedades y bien articulado. Y los nostálgicos podrán recordar a sus personajes favoritos haciendo lo que mejor hacen: destrozar oponentes en pedazos.

El modo historia le suma un componente emocional que vale la pena experimentar.

La semana pasada, Mortal Kombat entró en el Salón de la Fama de los Videojuegos. Esta última entrega seguramente quede en la historia como uno de los mejores de la era moderna.

Impactos: 2

Related posts

Mesa de trabajo de la CTIO

Noti Barrios

Paros de los controladores aéreos

Parche Chas Web

Bicicleta, tránsito y convivencia

Ciudad Web