Image default
Noticias

¿Qué dice Benedetto de su mala racha?

Rachas. Para los habitantes del área son las eternas compañeras de ruta, en este oficio díscolo, oscilante y traicionero de ganarse el mango metiendo goles. Darío Benedetto pasó suficiente tiempo en este gremio como para haber vivido las que vienen favor y también las otras, en este especia de Doctor Jekyll y Míster Hyde que forman las dos caras de una misma moneda, y quizá haya aprendido que en un caso no hay que creérsela mucho, y en el otro no tiene que desesperar.En tal caso, lo que cuenta es el promedio, la película tiene más valor que la foto.

Contra Paranaense falló dos claras./ REUTERS

Y Pipa anda de bajas, como le pasó antes cuando llegó (convirtió un solo gol en sus primeros seis partidos, contra Santamarina de Tandil por Copa Argentina), pero aquél Benedetto titubeante en su debut en Boca poco tiene que ver con éste, maduro y en plenitud, que hasta volvió a la Selección. También enfrentó una sequía goleadora luego de su larga recuperación por la rotura de ligamentos que sufrió a finales de 2017 -y que lo dejó afuera del Mundial de Rusia-. Ahí, en su regreso a mediados de 2018, recién convirtió su primer gol en el partido número 9 que jugó. Pero en este caso es diferente en todo sentido: Benedetto no viene de una larga inactividad y hace rato ya que se adaptó al Mundo Boca. Pero así y todo lleva convertido un solo gol (a Tolima) en los últimos 10 partidos. A Pipa se lo ve rápido, ágil, y hasta liviano (”Es la primera vez que estoy pesando 77 kilos. Bajé mucho de peso. Normalmente, cuando bajaba, llegaba a 79,5 u 80”, dice), puede ser que la racha le haya quitado algo de confianza, pero eso no se nota: a Benedetto se lo ve definir con el estilo de siempre, con esa calidad que es su sello.

Después del partido contra Paranaense, el delantero acepta charlar con Olé a un costado del vestuario. Y con esa misma tranquilidad con la que resuelve cada jugada contesta algunas preguntas: “No estoy nervioso. Las oportunidades se están dando, se están generando y en algún momento la pelota va a entrar, como me ha pasado otras veces. En lo personal estoy tranquilo en ese sentido”.

Su último gol ante el Tolima, por la Copa. Pero no la viene metiendo seguido.
Y tiene razón Benedetto. Ante el equipo brasileño tuvo un par de situaciones: un cabezazo limpio tras un centro de Villa que se le fue arriba del segundo palo por querer medir demasiado el impacto. Y un tiro de afuera, esos bombazos que llevan su marca, que se le fue alto por abrir demasiado el pie. Quizá esa complejidad en la definición, buscando la excelencia del remate, le esté jugando en contra.
Algo así le pasó del otro lado de la cancha, cuando por querer salir limpio del fondo arriesgó de más en el cambio de frente y de ahí vino el gol de Paranaense. “Normalmente trato de salir limpio por el otro lado. Lo veo posicionado al volante de ellos en una zona intermedia, y se la tiré a Buffarini igual. Después obviamente nos agarraron mal parados, fue una jugada que se dio de esa manera. El error viene de parte mía, no se la tendría que haber tirado. Por eso le pedí disculpas a Buffa. Eso fue lo que pasó”, se hace cargo.
De todas maneras, Benedetto es optimista pese a la derrota en Brasil (“Fue un cachetazo en el momento justo”, dice). Tanto, que no se irá del club: “Di mi palabra que me quedaba hasta diciembre y la pienso cumplir. Pueden pasar muchas cosas en el medio pero renové un contrato por un año y lo pienso cumplir. Estoy contento acá en Boca”.Ahora, a meterla.

Impactos: 0

Related posts

La Boca festejará su cumpleaños en la Usina del Arte este viernes 23 de agosto

Noticias Vecinales

EL GOBIERNO COLOCARÁ NUEVA DEUDA CON TÍTULOS EN DÓLARES Y EN PESOS ESTA SEMANA

Info Diario

30 refugios porteños están disponibles para luchar contra el frio.

Barrios Vecinales