Image default
Noticias

San Lorenzo eliminó a Huracán por penales y encontró alivio

Viernes Santo, claro. ¿Qué otro destino podía tener el clásico de barrio más grande del mundo? Las manos sagradas de Fernando Monetti y una diabólica noche de Lucas Barrios desembocaron en el triunfo de San Lorenzo a través de los penales. El tiro del final, el del atribulado Andrés Rentería, sentenció la serie. Y este Ciclón que sopló bajito en Parque Patricios se clasificó a los octavos de final de la Copa Superliga. Enfrentará al ganador de la llave que este domingo definirán Independiente y Argentinos en Avellaneda.

En los noventa minutos, Huracán mereció más. Fue consecuencia de la postura de Mohamed, quien había dicho que ahora se iba a ver su mano. Como si no hubiera tenido nada que ver con esa campaña errante que está a punto de dejar al Globo afuera de la Libertadores, bajó una nueva línea. Y por lo visto en estos dos partidos ante San Lorenzo, algo cambió. Al menos, su equipo es más intenso en la presión, fuerte en la recuperación y punzante por los costados, especialmente por el sector izquierdo, una zona de la cancha en la que Auzqui sacó ventaja.

Y a partir del incisivo extremo zurdo, Huracán fue superior a San Lorenzo en el primer cuarto de hora. A bordo de un 4-2-3-1 ganó la pulseada en el medio, abrió la cancha y complicó a Herrera, que se encontró de frente con Auzqui, fundamentalmente, porque Botta poco colaboró en el retroceso. Sin embargo, el desequilibrio por afuera no encontró respuesta por adentro. Chávez no terminó con lucidez ni una sola jugada.

El Ciclón tiene un problema estructural. En ese 4-3-3 que pergeñó Jorge Almirón, sus mediocampistas tienen buenos pies pero demasiada lentitud. Loaiza, Román Martínez y Castellani, sobre todo, elaboraban el juego pero dependían en exceso del cambio de ritmo de Nahuel Barrios. El Perrito encaraba siempre. Le costó superar a Pablo Alvarez, es cierto. Cuando lo hizo, generó las mejores posibilidades de San Lorenzo. Muy pocas, a decir verdad. Dos tiros de media distancia y un cabezazo de Rentería que se perdió por encima del travesaño.

Había equilibrado San Lorenzo. Hasta que se encendió Andrés Roa. Con un par de pinceladas, volvió a dejar mejor parado a Huracán. Y de una contra que encabezó el colombiano, Chávez estrelló un tiro en el palo, casi sin ángulo, cuando Monetti había atorado al “9”.

Huracán arriesgó con los cambios en el segundo tiempo. Cuando ya se había consumido un cuarto de hora, el Turco puso dos lucas y valorizó su ataque. Barrios y Gamba reemplazaron a Chávez y Briasco. San Lorenzo eligió reforzar el medio con Gerónimo Poblete por Castellani. Despues, Almirón sacó a Botta y ubicó a Reniero por izquierda, una posición poco habitual. Ergo, no gravitó. Pareció un capricho del técnico sostener a Rentería, muy a pesar de que haya definido la serie en los penales. Y se enamoró del puntito cuando armó una línea de cinco con Gonzalo Rodríguez.

Estaba mejor Huracán. Y llegó el penal de Coloccini sobre Gamba. Y la atajada de Monetti ante Barrios. Y los tiros desde los once metros. Los que consagraron al número uno azulgrana. Los que condenaron al delantero sin revancha y de puntería fatal.

 

Impactos: 8

Related posts

Venta de autoscon ahorros de hasta $ 90.000

Devotohoy

Plan piloto para disminuir la contaminación: circularán dos colectivos a GNC en la Ciudad

Agronomia Web

Boca – Vélez: hora, formaciones y TV

La Boca Noticias