abril 18, 2024
Noticias

EL GAUCHO DE «SUCESOS ARGENTNOS», VECINO DE CABALLITO

Una sola imagen, que duraba segundos, lo lanzó a una fama paradójica: la de ser quizás el hombre más visto y más conocido de las salas de cine del país. Clementino Acuña era el jinete que alzaba en dos patas a su caballo en la apertura del noticiero Sucesos Argentinos.

Eran otros tiempos: ni casting ni books de publicidad. Acuña saltó a las pantallas casi sin saber de que se trataba. Su lugar era el campo y su pasión los caballos.

En su Curuzú Cuatiá natal (provincia de Corrientes) trabajaba de hachero. Llegó a Buenos Aires para hacer el servicio militar en la Marina y ya nunca regresó.  Con más vocación para la doma que para la vigilancia, en 1931 se alistó en la Brigada Azul de la Policía Montada. No hubo festival de destreza organizado por la Policía o la Sociedad Rural en el que Clementino no participase.

“Monté y domé desde que tengo memoria”, había dicho. Y las fotos en poder de su nieto, Carlos Acuña, no lo dejan mentir, siempre a caballo y vestido de gaucho.

Así lo vio uno de los directores de Argentina Sono Film, cuando Acuña participaba de una exhibición de la Policía Montada. El mismo Clementino contaba que, cuando terminó el espectáculo, se le acercó un hombre que le pidió que repitiera una prueba. Conforme, le dio una cita.  A los pocos días de aquel encuentro se filmó la escena que vieron millones de argentinos en las salas de cine de todo el país: un jinete montado en un caballo negro que da unos brincos, para detenerse y pararse en las dos patas traseras. Durante tres décadas -desde 1941 hasta 1972- esta imagen abrió el noticiero Sucesos Argentinos. Recordaba Clementino que montaba un caballo llamado Tostao.

A lo largo de esos años se casó, tuvo dos hijos, cuatro nietos y siete bisnietos. Dejó la Policía Montada y, en los años 50, comenzó a trabajar como cuarteador del cementerio de la Chacarita, conduciendo una chata tirada por caballos.  Fue vecino de Caballito,  vivió durante varias décadas Acoyte y Avellaneda. Clementino murió el domingo 30 de octubre de 1994, a los 103 años.

Related posts

EL PLACER EN CARNE VIVA Y “LA FELICIDAD”

Rodolfo Soto

Redes escolares en toda la nación.

Boedoweb

La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, del Colón al Anfi

Francisco Grillo