Image default
Noticias Salud

En qué etapa de desarrollo se encuentran las vacunas contra el Coronavirus

En esta etapa de la pandemia, el objetivo principal es que se disponga de una vacuna eficaz y segura para evitar los contagios. Es la única forma de contener la propagación, A veces, en los casos de estas enfermedades virales, de la misma forma que el virus muta para multiplicarse, también lo hace para bajar la velocidad e ir bajando su poder de fuego. Pero, nunca desaparecerá totalmente sino aparece la vacuna que nos inmunice frente a la enfermedad.

 

El tema de las vacunas es muy complejo. Hace falta mucho tiempo de trabajo en laboratorio para descubrir el método a emplear y luego de infinidad de ensayos y pruebas, se logra alcanzar un producto que atraviese todos los controles y protocolos exigidos para que sea confiable y eficaz. La dimensión que alcanzó el COVID-19, desde la aparición del primer caso el 17 de noviembre en la provincia de Hubei en China, tiene la suficiente importancia como para preocuparse y alertar a la industria farmacéutica y los laboratorios de investigación para esforzarse en encontrar la fórmula que nos libere de este mal.

Nos afecta globalmente en la salud y la economía de la población. En todo el mundo se trabaja con intensidad con diversos métodos para encontrar el candidato a vacuna que pueda inmunizarnos y detener el avance del virus y normalizar la existencia de miles de millones de personas del planeta. Desde ese primer caso, recién en enero del 2020 se informó oficialmente que había brotado un virus tan peligroso. En estos momentos, en todo el mundo, los laboratorios están funcionando a full y compiten por alcanzar la resolución del problema. Hay alrededor de 150 proyectos, algunos de ellos en fase avanzadas. Se han destinado todos los recursos posibles en las naciones que pueden disponer de ellos. Tanto en lo científico como en lo económico.

Las últimas cifras hablan de un número aproximado a los 11 millones de casos, con 521 mil fallecidos en el mundo, en un total de 213 países alcanzados. Hasta ahora, la comunidad mundial se ha manejado con la utilización de distintas herramientas para tratar la enfermedad. Todas ellas alivian los efectos y, en la mayoría de los casos, los salvan de la muerte. Pero no detienen la propagación. Se puede disminuir con las prevenciones por los contactos y la detección temprana de los infectados para cortar la cadena de contagio por medio del aislamiento. La vacuna sigue siendo el arma más contundente para erradicarlo.  Hasta que ésta no aparezca, no existe otra manera que disminuir la circulación de las personas. Lo cual significa que el virus tiene menos posibilidades de multiplicarse. Tiene una alta velocidad y facilidad de contagio y eso le permitió extenderse por todo el mundo.

El desarrollo de una vacuna lleva un proceso bastante largo, que, ante la urgencia por resolver la pandemia, se está tratando de acortar. Eso incluye que la rapidez de respuesta pueda disminuir la eficiencia del producto alcanzado. La OMS y la comunidad científica toda se encargan de los controles y hay que poner énfasis en que estos se realicen porque el riesgo del fracaso es grande. Tan importante como la urgencia por alcanzarlo. Muchas veces esas dos circunstancias no van por el mismo camino. La vacuna que necesitamos, además de encontrarla rápido debe ser eficiente y segura. La confiabilidad en su efectividad está relacionada con los ensayos y pruebas a los que fuera sometida en el desarrollo de las etapas marcadas por los protocolos correspondientes. Después de todo esto tiene que poseer la capacidad de una alta producción de miles de millones de unidades. Para lo cual deberán asociarse varias empresas porque ninguna podrá proveerlas en forma monopólica.

Es un desafío muy grande que deberá ser sorteado con la colaboración de todos los sectores para que puedan acceder a la vacuna, también los países con menos recursos. Si no se inmuniza a toda la comunidad nunca será definitiva la erradicación de él. El proceso de ensayos que sigue a la investigación y el logro de un producto candidato a vacuna debe superar una Fase 0 que se realiza in vitro y en animales. Si se demuestra su funcionamiento en los animales, puede pasar a la Fase 1, donde se comienza a probar en pequeños grupos de seres humanos (de 20 a 100 sanos). Allí se determinará la eficiencia y la adecuación de las dosis. En la siguiente Fase 2, se estudia con una mayor cantidad de personas, se estudian cuáles son los efectos secundarios y se va consolidando la dosis. La Fase 3 incluye a miles de voluntarios. Algunos vacunados y otros con placebo y se audita como responden en ambos casos. Se evalúa la efectividad y los efectos secundarios comparados con la anterior fase. Después puede seguir una cuarta fase en la cual se asegura el resultado de todas las demás fases y se confirma la eficacia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un comunicado el 3 de julio expresando: «Aún no hay ninguna vacuna lo suficientemente avanzada para determinar cuándo podrá iniciarse su producción de manera eficaz y segura. Se estima que a finales de año se podrían empezar a ver resultados e indica que para una futura producción será necesaria la cooperación de varios grupos farmacéuticos».

 

Mientras tanto, veamos cómo van evolucionando los proyectos más adelantados:

AstraZeneca la compañía británica-sueca junta a la Universidad de Oxford. Está en Fase 3 en plenos ensayos en el Reino Unido Brasil y África. Comenzaron el 23 de junio con una media de 10 mil voluntarios en cada una de las regiones. Brasil invertirá para producirla en su territorio. También la India y otros países europeos se están asegurando las dosis necesarias para sus países.

Moderna Inc, empresa de tecnología de Estados Unidos, En este mes de julio iniciará la Fase 3 de las pruebas masivas a 30 mil voluntarios y estiman en que de aprobarse estos pasos podrán estar en condiciones de fabricarlas masivamente, más rápido y barato, utilizando el ARN mensajero que es un método diferente al habitual que acostumbra a introducir un virus atenuado.

BioNTech, de Alemania y Pfizer de Estados Unidos concluyeron la fase 2 y entran a la Fase 3, informaron que podría estar lista para octubre.

CanSino Biologics, compañía china e Instituto de Biología de la Academia de Ciencias Médicas Militares, de ese país. Han pasado la Fase 2 y están por comenzar con la Fase 3 para testear al Ejército chino de manera masiva.

SinoVac, empresa china, se halla en los comienzos de la Fase 3 de ensayos de su vacuna, también concretó con Brasil un acuerdo para aplicarla en esta etapa, a 9 mil voluntarios.

Sinopharm, compañía estatal china pasó a la fase 3. La probarán en Emiratos Árabes Unidos. Espera tener lista la vacuna para fines del 2020.

 

La vacuna argentina

En nuestro país se está llevando a cabo el desarrollo de un proyecto de un equipo de científicos liderado por la doctora Juliana Cassataro, investigadora del CONICET en el Instituto de Investigaciones Biotecnológicas Dr. Rodolfo Ugalde (IIB-INTECH) de la Universidad de San Martín (UNSAM) y especialista en inmunología, enfermedades infecciosas y desarrollo de vacunas, que ganó un subsidio de 100 mil dólares otorgado por la Unidad Covid-19, compuesta por el Ministerio de Ciencia, la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y el Conicet, para desarrollar una vacuna contra el coronavirus. Se trata de la primera iniciativa de este tipo en Latinoamérica. Así nos comenta la doctora Cassataro sobre el proyecto: “Somos un grupo multidisciplinario de inmunólogos, virólogos y expertos en estructura de proteínas, que ya veníamos trabajando en vacunas».

Están en plena etapa de investigación y respecto al desarrollo a futuro nos dice: “Por eso, nuestro proyecto está enfocado, en más o menos, 9 a 12 meses, probar en la etapa preclínica y si tenemos buenos resultados ahí tendremos que conseguir mucho más financiamiento para comenzar la etapa clínica. Estamos en pleno desarrollo de una vacuna basada en la producción de proteínas o regiones de proteínas presentes en la superficie de SARS-CoV-2 que son clave para que ese patógeno se una al receptor ACE2 de las células y comiencen así el proceso de infección».

Completa sus declaraciones dando detalles sobre el tipo de vacuna: «La vacuna a desarrollar consiste en proteínas puras del nuevo coronavirus que, al ingresar al organismo, no infecten las células, pero sean reconocidas por el sistema inmunológico para que generen anticuerpos necesarios para defenderse del virus real. Si bien es un estudio atrasado respecto a varios internacionales que ya están en fase clínica, servirá para obtener una vacuna con la cepa que circula en la Argentina». Así se manifestó la Doctora Juliana Cassataro, la especialista en inmunología que lidera el equipo de 11 científicos convocados para el desarrollo de este proyecto: Karina Pasquevich, Lorena Coria, Diego Álvarez, Eliana Castro, Claudia Filomatori y Lucía Chemes y los becarios Celeste Pueblas, Laura Darriba, Laura Bruno y Eugenia Bardossay.

Es un proyecto interesante y debemos apoyar su continuidad y el sostenimiento mediante inversiones para que sigan investigando y trabajando para lograr la tan ansiada vacuna que nos libere del virus. Pero según las propias declaraciones de la Doctora Cassataro, llegar a completar la investigación requerirá no menos de un año y si antes aparece algunas de las que están más adelantadas en el resto del mundo, sería prioritario implementar los medios para reservar las dosis necesarias para aplicarlas en Argentina.

Por Francisco Grillo

 

The post En qué etapa de desarrollo se encuentran las vacunas contra el Coronavirus appeared first on Las Miliuna Porteñas.

Related posts

El Teatro Colón presenta la Saga Star Wars IV con música en vivo

Barrios Vecinales

HACIA LA LEY NACIONAL DE CUPO LABORAL TRAVESTI TRANS

Rodolfo Soto

Fernán Quirós: “En los últimos siete días tuvimos cierta estabilización”

Barrios Vecinales