14.2 C
buenos aires
mayo 8, 2021
Noticias Salud

Nación, Provincia, Ciudad: más allá de los desencuentros, la emergencia va acomodando los melones   

Alcanzando las cifras más altas de contagios, pareciera ocurrir que la curva ascendente se estabiliza. Tanto Gollan como Quirós, están declarando que se percibe un freno en el crecimiento del aumento de casos.

Cuando la situación estaba en un momento de contagios incontrolables y la propagación provocaba que surgieran los temores del colapso sanitario, de un lado y del otro, se tomaban actitudes alejadas del consenso. Hubo choques ente los distintos espacios. Comenzaron a dejar de lado el trabajo en conjunto, para entrar en la confrontación bélica. Olvidando que la prioridad es la salud. Las discusiones electorales deben postergarse para cuando los vientos dejen de arreciar contra la población. Intercambiaron munición pesada y eso no es bueno para salir de la emergencia. Todo lo contrario, nos sumerge en el abismo.

Aparece un poco de racionalidad cuando sucede, por parte del Gobierno Nacional, en la reunión que tuvo el Presidente con el Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta. El motivo, el rumbo que tomaron las actuaciones entre Nación y la Ciudad, por el diferente enfoque sobre la presencialidad de las clases. Denuncias de ambos lados, en un tiroteo demasiado extremado y con definiciones opuestas en muchos temas. Un estilo que no nos conduce a encontrar soluciones. En esa reunión se trató la alternativa que barajaba Trotta, antes del DNU decretado por el Presidente.

La propuesta estaba concentrada en una posibilidad de presencialidad administrada. Un tema con el cual el ministro de Educación venía trabajando desde hace varios días. Que resultaba más fácil de acordar con la Ciudad. Pero, Fernández, apurado por la cantidad de contagios, eligió la propuesta que venía de la Provincia. Pedían cerrar todo. No lo tomó de manera textual porque no fue tan a fondo. Con el plan de Trotta, es muy posible que no se hubiera llegado a trasponer los límites del buen sentido. Todavía se está a tiempo, si hay buena voluntad por ambas partes. Eso fue evaluado en ese encuentro: “la situación de la presencialidad cuidada en todo el territorio argentino”, para cuando termine la etapa que plantea el decreto presidencial, hasta el 30 de abril.

Según trascendió de las fuentes de gobierno: “Evaluaron la presencialidad satisfactoriamente en todo el país. Se evalúa administrar la presencialidad en el AMBA por la escalada de casos una vez que termine el DNU. Es decir, sacar la discusión de presencialidad sí, presencialidad no, para buscar alternativas intermedias que puedan favorecer la baja en la circulación”. El objetivo apuntado es disminuir la circulación en las áreas más expuestas a los contactos masivos. Se debe planificar contemplando alternativas, como reducir la cantidad de días de concurrencia a clases. Alternar esas fechas con grupos de alumnos diferentes. Si no queda más remedio que cerrar escuelas, por llegar a cifras muy altas de positividad, utilizar cierres parciales por orden de prioridad. Los niveles de prioridad, consideran en primer lugar-que sería lo último en cerrar- a los últimos grados de primaria y secundaria. Le siguen las salas de cinco y el primer ciclo de primaria, integrado por primero, segundo y tercer grado.

Es un camino que abre la posibilidad de los acuerdos en conjunto, de los cuales no se debió prescindir nunca. Es una emergencia, donde debe combatirse el virus, contemplando mantener un alto grado de control de los protocolos para el funcionamiento de los sectores esenciales. Por este lado, seguramente la Ciudad, sería parte de los consensos y acuerdos. De hecho, después del decreto del Presidente, accedió a que las clases de adultos y de escuelas de profesionales, se realicen de manera virtual. Vale mencionar que en la población existe la idea generalizada de la concurrencia presencial a las clases. En el día de ayer, el 94% de las escuelas abrieron sus puertas en la Ciudad. A estos signos de madurez que estaríamos retomando, se debe agregar la grata coincidencia entre Provincia y Ciudad, en dos temas.

Uno, tiene que ver con que se estaría frenando, de alguna manera, el aumento de los casos en los dos distritos. El ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, lo expresó de esta manera: “En los últimos diez días, el promedio diario de casos en la Ciudad se estabilizó, hay un cambio en la pendiente ascendente que tenía la curva, pero eso no es suficiente; necesitamos que la curva descienda“. En la Provincia, Daniel Gollan, ministro de Salud manifestó: “Hay pequeños indicios de que se está desacelerando la curva de contagios en la provincia de Buenos Aires. El primero es la disminución de los llamados a la línea 148; otro es el ritmo de crecimiento que empezó a disminuir. De 67% que teníamos hace dos semanas pasamos a un 17% en las dos últimas y también bajó la demanda de hisopados”. También aclaró que los datos que se conocen hoy están basados en lo ocurrido hace quince días. Los resultados reales de las últimas medidas tomadas se conocerán en una semana aproximadamente.

El otro punto, es la postura de ambos, en suspender todas las operaciones médicas consideradas no urgentes programadas. A los efectos de desocupar camas de terapia intensiva para aumentar la disponibilidad ante la demanda de la emergencia del COVID-19. Por la Ciudad, se emitió un decreto firmado para resolver este tema, por medio del cual: “Los efectores del subsistema de salud privado y los de la seguridad social deberán reprogramar y suspender, durante el plazo de 30 días corridos, la atención programada y las intervenciones médicas vinculadas a patologías que con criterio médico no sean de carácter urgente o que no puedan ser discontinuadas o postergadas. El R (índice de contagiosidad) está en 1,03. La curva de contagios está prácticamente horizontal“. En la Provincia, se tomó una medida similar. Axel Kicillof anunció a los bonaerenses, la implementación del: “Sistema de gestión de camas y su ejecución obligatoria para todos los establecimientos de salud públicos o privados que desarrollen sus actividades en el territorio, con el objetivo de darle absoluta prioridad a la atención e internación de pacientes con coronavirus”

Es un buen signo, la racionalidad, en el medio de la crisis. No se puede dejar de insistir en que toda la población tiene la obligación de asumir la actitud que le corresponde. Su responsabilidad individual frente a una pandemia de esta magnitud, se centra en el cumplimiento estricto, de todas las prevenciones exigidas por los protocolos vigentes. Esperemos que se acaben las divisiones porque todos estamos en el mismo barco, en el medio de la tormenta y corremos el mismo riesgo. O nos salvamos entre todos o nos hundimos masivamente.

Por Francisco Grillo

The post Nación, Provincia, Ciudad: más allá de los desencuentros, la emergencia va acomodando los melones    appeared first on Las Miliuna Porteñas.

Related posts

Paro de subtes por la presencia de asbesto

Tubarrio en la Web

MACRI EN LA RURAL: “SE TIENEN QUE TERMINAR LAS RETENCIONES”

Info Diario

EL PRESIDENTE DEL TRIBUNAL ORAL FEDERAL 2 ASEGURÓ QUE EL JUICIO CONTRA CRISTINA KIRCHNER “NO FUE SUSPENDIDO”

Info Diario