mayo 26, 2022
Ciudad Homenaje Noticias

Se festejo el centenario del Instituto de Oncología Angel H. Roffo

“El Instituto representa una casa de estudio y de ciencia, un oasis para aquel que el destino lo ha señalado tan brutalmente”.

Dr. Ángel H. Roffo       

El 19 de Abril el Instituto de Oncología “ANGEL H. ROFFO”, ubicado en la avenida San Martín 5481, barrio de Agronomía, cumplió sus primeros cien años de vida.

A las 11 en punto de una mañana luminosa y en los hermosos jardines de este prestigioso centro de salud, dio inició la ceremonia con la banda sinfónica de la Policía Federal Argentina entonando el Himno Nacional mientras se izaba el pabellón argentino. Acto seguido la directora del hospital, Doctora Roxana del Aguila, descubrió una placa conmemorativa al pie del mástil mientras sonaba un feliz cumpleaños a toda orquesta.

Minutos más tarde en el Auditorium dio inicio la segunda parte de la jornada en un salón colmado por la presencia de médicos, enfermeros, personal auxiliar, autoridades de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, miembros de comisión directiva de la Fundación Roffo, docentes, cuerpo de voluntarias, doctores ya retirados e invitados especiales, entre los que se encontraba la nieta de Helena Larroque y del Dr. Roffo, señora Stella Maris Roffo de Bernard y el bisnieto de quien fuera el fundador de esta decana institución de investigación y tratamiento del cáncer, señor Antonio Seward.

La Directora del hospital, Doctora Roxana del Águila inició su alocución mencionando que no fue fácil elegir la fecha de esta celebración porque el hospital, denominado en un principio “Instituto Experimental para el Estudio del Cáncer”, abrió sus puertas el 19 de abril de 1922 para la atención de pacientes en el primer pabellón de Servicios clínicos y dispensario, hoy conocido como “Helena Larroque de Roffo”, pero días antes, el 2 de abril había sido inaugurado por la Academia de Medicina y el 7 de noviembre de ese mismo año lo inauguró formalmente la Universidad de Buenos Aires. Finalmente las autoridades decidieron esta fecha considerando que fue cuando verdaderamente el instituto comenzó con la misión para la cual fue creado.

El eje del discurso de la Dra. Del Águila se centró en la importancia del Dr. Roffo y en el total acompañamiento de su esposa Helena Larroque de Roffo como pilares fundamentales en el nacimiento del centro de salud y esenciales para que se convirtiera en uno de los institutos más prestigiosos en su especialidad.

Así dijo, “el Dr. Angel Roffo es considerado el padre de la oncología en Argentina y en Latinoamérica. Fue pionero en la investigación del cáncer a nivel mundial y nominado tres veces al Premio Nobel. Fue también uno de los primeros científicos que estableció la relación entre cáncer y tabaco”.

En una publicación del año 1924, figuran los principios que guían la misión del instituto hasta el día de hoy: investigación científica, la asistencia social, la cultura profesional y extensión a la comunidad y la tarea docente.

La jefa del nosocomio destacó especialmente la figura de la señora Helena Larroque de Roffo como “motor de la creación del instituto”. Y agregó “Una mujer que había abandonado en su último año la facultad de medicina por razones de salud, pero cuya inteligencia y conocimientos no le impidieron acompañar a su esposo estableciendo vínculos sociales que les permitieron conseguir donaciones para equipar el primer edificio y luego seguir construyendo los siguientes. Para ello creó la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (LALCEC) cuyo principal objetivo era obtener recursos financieros, imprescindibles para enfrentar los grandes desafíos de la misión que llevaban adelante. Y también fue el alma que contribuyó a crear en 1924 la Escuela de Enfermería que sigue vigente hasta el día de hoy. Helena falleció ese mismo año pero su legado continuó por siempre».

El Dr. Roffo fue director del hospital durante 22 años.

Para finalizar, Del Águila enfatizó en que es muy bueno hacer este tipo de retrospectiva histórica para conocer los desafíos atravesados y los que quedan por atravesar. Reconoció que para salir adelante este tipo de instituciones requieren bienes materiales, no siempre fáciles de conseguir. Pero además de estos bienes hay otros que son mucho más fácil de conseguir y no menos importantes que los anteriores y es el valor humano. Y todos aquellos que forman parte de la gran familia del Roffo día a día reafirman su compromiso, anteponiendo el bien de los pacientes y del propio instituto a los intereses individuales.

Y finalizó diciendo… “el mejor homenaje que podemos rendirle al Dr. Roffo, a Helena y al Instituto es seguir su lineamiento, tradición y sentirnos orgullosos de pertenecer a tan prestigiosa institución de salud”.

A continuación el señor Carlos Reyes Toso dijo unas palabras en representación de la Facultad de Medicina de la UBA.

Visiblemente emocionado se lo notó al Doctor Nicolás Romeo cuando le tocó el turno de hablar, un muy querido médico y docente hoy retirado que tuvo una actuación notable durante el ejercicio de su profesión. Romeo agradeció “a todos los que forman parte del instituto por su abnegación y esfuerzo puesto al servicio del progreso del conocimiento de esta especialidad tan compleja” y recordó con satisfacción que los objetivos permanentes de la entidad hoy siguen plenamente vigentes: investigación científica, docencia universitaria, asistencia social y su extensión educativa.

La señora Stella Maris Roffo pidió decir una palabras y contó algunos pasajes de la vida de sus abuelos que resultaron inéditos para la gran mayoría de los presentes.

Para finalizar, Guillermo Rizzo leyó un poema de su autoría dedicado al Dr. Roffo y al Instituto, cerrándose el acto con un video institucional que el mismo compiló.

Luego los presentes fueron invitados a participar del ágape que tuvo lugar en el parque del Instituto. Todo el catering que se sirvió y la torta de «cumpleaños» fueron elaborados con una enorme dedicación por el personal de la cocina del propio hospital.

Actualmente el Instituto de Oncología “Ángel H. Roffo” ocupa un predio de casi 4 hectáreas, con amplios espacios verdes y cuenta con 13 pabellones. Atiende casi 100.000 consultas anuales y continúa destacándose por su excelencia en la docencia, investigación y tratamiento.

Publicado en aquivilladelparque

Related posts

El GCBA habilitó el regreso de actividades en 169 escuelas privadas

Tubarrio en la Web

En la Ciudad se eliminarán las barreras en los peajes

Buenos Baires

Calle Cabrera abierta para el transito sin vías del tren.

Visión Porteña