20.1 C
buenos aires
diciembre 2, 2020
Noticias

Etapa diferenciada: un mecanismo de aislamiento para algunos y de distanciamiento social para otros 

El viernes 23 de octubre, el presidente Alberto Fernández, por primera vez, desde el inicio de la cuarentena, habló al país, desde una provincia del interior. Lo hizo desde Posadas, Misiones, acompañado por el gobernador, Oscar Herrera Ahuad y el ministro de Salud, Ginés González García, entre otros funcionarios presentes.

Fernández se refirió que, en estos momentos, hay ocho provincias donde está ubicado el principal foco de contagio. Esas son Santa Fe, Córdoba, San Luis, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Chubut y Tucumán. Con la frase de: «Ayer decidí concentrar el esfuerzo en esas ocho provincias«, anunció que se extenderá por 14 días, desde el 26 de octubre al 8 de noviembre, el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) para esas regiones arriba citadas que representan el 55% de los contagios en la actualidad. A ellas se agregará la zona del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Lo expresó de esta manera:  «No es cuarentena, porque la verdad que la cuarentena es quedarse encerrado en la casa y lo que tenemos hoy es un mecanismo de aislamiento para algunos y de distanciamiento social para otros. Vamos a seguir 14 días más como estamos hoy».

Para Misiones, Corrientes, Formosa, Entre Ríos, Catamarca, Jujuy, La Pampa y San Juan, esta etapa será más aliviada porque las cifras así lo indican. Para ellos la modalidad que se aplicará será la del distanciamiento social, preventivo y obligatorio (DISPO). Fernández manifestó: «Recién ahora vamos a ver los frutos de los 14 días de aislamiento sanitario en algunas provincias. Por eso vamos a seguir exactamente en las mismas condiciones que estamos hoy en esas provincias y en el Área Metropolitana de Buenos Aires».

El país se ha estabilizado, en líneas generales, en una meseta de 15 mil casos diarios, pero, en algunas provincias, ya mencionadas, se ha propagado mucho el virus en los últimos días. como consecuencia de ello, hay que intensificar las medidas de prevención y testeos en esas zonas: «Sentimos que estamos como estabilizándonos en una meseta de 15 mil casos diarios. El virus está en pequeños pueblos, mientras el tránsito de personas y vehículos sigue ocurriendo. El virus no viene hacia nosotros, nosotros vamos hacia el virus. El sistema de salud trabaja en situación de estrés en varias provincias. Hay hospitales que se colman, terapistas que se cansan y debemos garantizar como hasta hoy que todos tengan atención».

El presidente se refiere a la situación sanitaria de estas provincias, en concordancia con el escenario que plantearon los gobernadores mediante una comunicación con Fernández por videollamada: «Pasa en Neuquén, en General Roca, en Mendoza y Gran Mendoza, pero también pasa en Río Cuarto o Villa María. Esa saturación no viene de lo que ocurre solo ahí, sino que en esas ciudades se atienden todos los pueblos cercanos«. Ese es el actual panorama de lo que está ocurriendo, a esta altura, con el comportamiento del virus. Recordemos que hasta hace muy poco, el lugar de concentración de los casos se ubicaba en el Área metropolitana de Buenos Aires, donde la masividad de su población, lo justificaba plenamente. En el interior siempre se manifestó bastante desahogado, salvo algunos puntos muy esporádicos, que se producían como consecuencia de viajes de sus habitantes a la zona de contagio.

Ahora, cuando se logra la contención en el AMBA, se propagó al interior. Donde también ocurre que las capacidades de atención son más reducidas. Esto habla de la peligrosidad de propagación del virus. Al cual hay que respetar, siempre. Nunca está derrotado. Dice Fernández: «A pesar de que hay una baja clara, todavía no estamos en condiciones de decir que podemos quedarnos tranquilos porque hay un número de contagios importante. Es la mitad de unas semanas atrás, pero sigue siendo un número importante. Aún se debe hacer todo con mucha prudencia. Lejos estamos de haber resuelto este tema». Está, ahí latente, esperando que se baje la guardia para contagiar. No es posible relajarse. Estamos en estado de convivencia con el enemigo invisible. No lo vemos, pero está. No le demos la oportunidad. Hay que cuidarse hasta que podamos inmunizarnos, si es que se logra una vacuna efectiva y segura. Por ahora, sólo nos queda continuar con las medidas de prevención y aislamiento. Acompañadas con el incremento de los testeos en los territorios más afectados. Del cumplimiento de estas recomendaciones y acciones, depende lo que pasará con el turismo en la temporada de verano.

Así lo expresa Alberto Fernández: «Para que exista verano es importante que nos cuidemos hoy. Dio como ejemplo el caso de Mar del Plata, que vivió de un momento a otro un fuerte incremento de casos y hoy es una de las ciudades con más dificultades». Todavía no se pueden adelantar las definiciones de lo que ocurrirá en el verano. Se están barajando, en algunos distritos, alternativas de protocolos, pero es muy temprano. Se pueden elabora planes y formas de comportamiento, pero lo único que determinará la factibilidad de ampliación de la reactivación de la circulación, sobre todo, entre los distintos distritos, es la baja del contagio, de la propagación del virus y la estabilización de la misma en una línea sustentable. Por el momento el transporte púbico seguirá utilizado sólo por el personal esencial. Aunque algunas pequeñas aperturas se han producido con los docentes y los alumnos y padres de los chicos que se han revinculado a la escuela. Hasta ahora, el total de pasajeros transportado era de 900 mil diarios en colectivos, trenes y subtes. La actualidad marca un aumento, de la cifra a 1.400.00. El transporte representa uno de los lugares de contagio más peligrosos, en la medida que crezca la cantidad y densidad de los pasajeros. Han comenzado a realizarse algunos vuelos de cabotaje con protocolos y perfectamente justificados. Posiblemente se habiliten micros, en las mismas condiciones.

En este marco, el presidente insiste en recomendar: «Les pido extremar los cuidados. Entender que el virus no diferencia ni ideología política, ni clase social, ni edad. Ataca a todos por igual». Extiende el mensaje de prevención personalizado en los adultos mayores: «Traten de mantenerse todo lo que puedan en sus hogares, porque está visto que el virus suele ser muy indolente con los adultos. El promedio de edad de los fallecidos ronda los 74 años». En lo que respecta a las cifras que se manejan oficialmente en los últimos días, el número de fallecidos ascendió a 27.957. Los contagiados a 1.053.650. La ocupación de camas de terapia intensiva es de 64,6 por ciento en el país y del 63,6 en el AMBA.

Para finalizar, El presidente Fernández, se refirió al personal esencial que se desempeña constantemente poniendo en juego su salud, nos referimos a los que integran las áreas de la salud y de seguridad: «Les agradezco por el infinito esfuerzo que hacen». A los gobernadores e intendentes: “No nos dejemos confundir, entendamos la gravedad de la situación y les pido que trabajemos juntos como hasta ahora. Estoy en contacto con cada gobernador, sabe que cuentan con nuestro apoyo«.

Por Juan Tucci

The post Etapa diferenciada: un mecanismo de aislamiento para algunos y de distanciamiento social para otros  appeared first on Las Miliuna Porteñas.

Related posts

BAFICI 2019

Barrios Vecinales

Dólar ¿conviene comprar o vender?

Info Diario

Multa y denuncia penal contra el funcionario porteño Luis Bullrich

Mario Bruno