mayo 23, 2024
Salud

Donó médula ósea para mejorar la vida de su hermana

En 2015, Lola fue diagnosticada con leucemia linfoblástica aguda en el Hospital Garrahan. Después de diversos tratamientos y una recaída, los profesionales médicos llegaron a la conclusión de que el trasplante de médula ósea, también conocido como células progenitoras hematopoyéticas, era la mejor alternativa terapéutica para mejorar su calidad de vida.

En este sentido, su hermano Federico, de tan solo 10 años, resultó ser el donante ideal, con estudios de histocompatibilidad que arrojaron un impresionante 100 por ciento de compatibilidad, una coincidencia que ocurre en sólo el 25 por ciento de los casos.

Hoy, casi un año después de la cirugía de trasplante, Lola ha recuperado su vida normal y lleva una existencia típica de una adolescente de su edad. Asiste al anteúltimo año de secundaria, se dedica a practicar reggaetón y brilla en Tik Tok, donde cuenta con 36 mil seguidores, gracias a un video viral grabado en el Hospital Garrahan que compartieron celebridades como Lali Espósito y Emilia Mernes.

Federico, el joven donante, expresó con gratitud: “Me puso muy contento saber que era compatible con mi hermana, que iba a poder donar la médula para ayudarla, fue muy especial y sentí mucha felicidad”. Luego, describió el proceso, mencionando que “entré a cirugía, me pusieron un catéter y después de una hora ya salí e hice vida normal. Al otro día, hicieron el trasplante”.

El trasplante de médula ósea es fundamental para mantener la remisión de enfermedades como la leucemia, ya que existe un riesgo de recaída debido a las características de la enfermedad. Carlos Figueroa, jefe clínico del servicio de Trasplante de Médula Ósea, subrayó la importancia del proceso y explicó que “por las características de la leucemia había riesgo de otra recaída y el trasplante lo impidió”.

Lola, con emoción en sus palabras, agregó: “Que el donante haya sido mi hermano me causa una emoción total, incluso hoy, casi un año después, me sigo emocionando cuando lo escucho contar la historia. Si mi hermano no me donaba la médula no sé qué hubiese sido de mí. Me habían dicho que curarme era una posibilidad, pero podía volver a enfermar en menos tiempo”.

Esta historia de solidaridad y superación tiene lugar en Suipacha, a 120 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, donde Lola y Federico residen junto a su hermana Milagros, de 24 años, su madre Analía y su pareja Jonathan. El apoyo de Horacio, el padre de los niños que vive en la capital, ha sido fundamental para la logística del tratamiento en el Hospital Garrahan y las visitas de control mensuales.

La familia, tras conocer la situación de Lola, experimentó un cambio profundo en su perspectiva de la vida. Analía, la madre de los hermanos, compartió: “Empezamos a tener otra visión de la vida y tratamos de disfrutar al máximo todo lo que podemos. Los días previos al trasplante fueron muy movidos. Fede estaba nervioso y no tomaba dimensión, pero sabía que estaba haciendo algo bueno para su hermana”.

Esta historia destaca la importancia de la donación de médula ósea en el tratamiento de enfermedades oncológicas, inmunodeficiencias y trastornos hematológicos como la leucemia, linfoma y anemia aplásica. Existen dos tipos de trasplantes: el autólogo, que utiliza las células del propio paciente, y el alogénico, que emplea células de un donante familiar o no emparentado. En el caso de un trasplante alogénico, la compatibilidad genética es crucial, y la probabilidad de encontrarla dentro de la familia, por ejemplo, entre hermanos, es del 25 por ciento.

En situaciones en las que no existe compatibilidad familiar o el donante no es adecuado, se lleva a cabo una búsqueda de donantes no relacionados. El Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas cuenta con más de 300 mil donantes inscritos en Argentina y forma parte de la Red Mundial World Marrow Donor Association (WMDA), que reúne registros de más de 63 países con más de 41 millones de donantes registrados en todo el mundo.

Para aquellos interesados en donar, se requiere estar en buen estado de salud, tener entre 18 y 40 años y pesar más de 50 kilogramos. Pueden dirigirse a los centros de donación que funcionan en los Servicios de Hemoterapia de los 224 centros de donación en todo el país y dar su consentimiento para ingresar al Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas en el momento de donar sangre.

Por Visión Porteña

The post Donó médula ósea para mejorar la vida de su hermana appeared first on Visión Porteña.

Related posts

Se celebró la “Semana del Orgullo BA” con espectáculos aire libre y virtuales.

Boedoweb

Se conoce el plan para la vacunación en la ciudad  

Francisco Grillo

La Ciudad ya brinda 5 controles prenatales a las embarazadas

Visión Porteña