diciembre 7, 2022
Noticias

HOY SE ESTRENA LA PELI “YO NENA, YO PRINCESA”: LA MADRE Y LA PSICÓLOGA QUE TODXS QUEREMOS

28 de octubre, 2021

El film del director Federico PalazzoJuan Palomino -quien hace del papá de Luana (la primera niña trans del mundo en obtener su DNI coo tal) en el film- y Eleonora Wexler, que realizó el papel de Gabriela Mansilla, la mamá de la niñx; Paola Barrientos; Fabián Vena, y la actriz Paula Morales, con Valentino y Esteban Prol, María Onetto y Alejo Ortiz, entre otrxs actores le dan forma visual al libro que publicó arriesgadamente en la editorial de la Universidad Nacional de General Belgrano “Yo nena, yo princesa”, ahora en el lenguaje visual, respetando los acontecimientos reales, con el mismo enfoque, llega a la pantalla grande un film para llevar en el corazón, crecer, emocionarse y no olvidar. Además de ser una pieza de arte también es un aporte al crecimiento y la educación social.

Una
madre comprende que ni médicos, ni psicólogos, encuentran la causa de los
padecimientos de uno de sus hijos mellizos. Desesperada recorre y busca
soluciones hasta que descubre que todo se debe a que Manuel no se identifica
con el sexo que le asignaron al nacer. Emprende así una lucha interminable para
que sea respetada su identidad de género, ya que es una niña trans. Se trata de
una historia real de amor y de lucha inagotable. Pero también un ensayo, una
reflexión profunda y extraordinaria sobre los prejuicios y los saberes
instituidos, tan próximos muchas veces a la ignorancia y la infamia con los que
nos enfrentamos día a día.

La película “Yo nena,
yo princesa” está llena de sensibilidad y retrata con excelencia el
anonadamiento inicial de la mamá de Manuel, uno de sus dos hijos mellizos,
frente a la percepción e identificación femenina, aún antes de descubrir la
diferencia anatómica de los sexos. Es un tiempo después de haber sentido
atracción por los juegos denominados para nenas –según la construcción binaria
de nuestra sociedad- ver películas de princesas, desear tener el pelo largo y
usar vestidos que Manuel la pregunta a la mamá si ella también tiene un
penecito como el suyo, el de su hermano y el de su papá. Es la mamá la que le
explica que no, que ella tiene una vagina. Después, escucha que alguien en el
jardín tiene anginas y aparece el chiste, vagina-anginas, como cualquier chico
que está aprendiendo.

Queda retratada la
lucha de la mamá por el entendimiento de la tristeza de su hijo que no se halla
dentro del género que le fue asignado y el que refuerza el tratamiento
psicológico –uno de los tantos, pasó por más de 9- donde se ve con claridad el
autoritarismo profesional y el método correctivo al decirle: “Manuel es varón y
debe comportarse como tal. Tienen que repetirle con firmeza que él es varón”.

A diferencia de la
nueva y última consulta con Valeria Paván, la psicóloga de la CHA, que al ver
los dibujos del niño se da cuenta que se autopercibe como femenino y será unx
niñx trans. La mamá, que ya lo había intuido después de ver un documental
británico en la tele por cable, decide probar un tratamiento psicológico nuevo,
en búsqueda de la felicidad y el stop de sufrimiento de su hijo. El costo es la
pérdida de su marido, que no está dispuesto a dejar de lado sus ideales y
–lamentablemente- no puede pensar en la felicidad –o bienestar- de su hijo.

Manuel deviene
paulatinamente en Luana sin golpes saltos y sin sobresaltos, mostrando con
maestría y emoción las dificultades que asechan a la mamá, a Luana y a su
hermano, al aceptar la identidad femenina de Manuel, dado que la sociedad
todavía no estaba -¿ahora lo está?- preparada para entender algo que fuese
contra la corriente. Así podemos ver cómo la vendedora de un local de ropas se
opone a que la mamá le compre una remera “de nena” y le quiere vender a toda
costa una camisa para su hijo, o se le dificulta la atención médica porque el
documento de identidad no coincide con el género en el que Manuel –ahora Luana-
se siente cómodx. Sentirse cómodx es dejar de estar aislado, triste y hasta
dejar que se le caigan mechones de pelos. Volver a usar el color rosa en los
marcadores le posibilita dibujar con alegría.

Es el inicio del tratamiento con la psicóloga de la CHA que les cambió la vida. Desde su quehacer profesional, aun sin tener experiencia en niñeces trans –sí, en adolescentes trans- le brindó una escucha limpia de prejuicios, acompañamiento. “Cuando le digo ponernos de acuerdo no es que me obedezcan, sino cambiar la mirada. Dejar de mirar con sus ojos y empezar a mirar con los ojos de Manuel. Hacer todo lo que Manuel necesite. De eso se trata: Que tenga una vida digna. Esto recién empieza…”, dice con respeto y dignidad, dejando el mejor mensaje que se pueda dar en estos tiempos de intolerancia, violencia y egoísmo.

Por Facu Soto

Multiplex Lavalle
Lavalle 780 C.A.B.A.

Multiplex Belgrano
Vuelta de Obligado 2199 C.A.B.A.

Multiplex Canning
Formosa 653 Canning
Ezeiza (Shopping Las Toscas)

Multiplex
Cabildo

Av. Cabildo 2829 C.A.B.A.

Multiplex Palmas del Pilar
Panamericana Km 50
Las Magnolias 754
Pilar (Shopping Palmas del Pilar)

Related posts

¿Cómo será la vacunación antigripal en los barrios vulnerables?

Nuevo Ciclo

Santiago Cafiero: “Todos queremos superar la pandemia”

Barrios Vecinales

Coronavirus: la obesidad es un factor de riesgo

Nuevo Ciclo